1348

La nostalgia por Rubiera y el NTV en estos días está que da al pecho aquí en Miami… ¡Ay, ese excepcionalismo criollo que nos lleva de la mano desde el “meteorólogo más sagaz” al tirano más “brillante y tenebroso”…!

1345

¡Maldito Trump que nos ha enviado a Irma! ¿¡Qué digo Trump?! Sus seguidores! ¡Ellos, que con su ignorancia ilimitada han provocado la ira de la madre Tierra! Ah, supremacistas blancos y cubanos retrógrados e iletrados… ¡Suya es la culpa de esta Irma pretenciosa y procaz y de aquella Wilma llorona e insolente! ¡Púdranse, reaccionarios de derecha! ¡La destrucción del mundo pesará sobre sus espaldas y pescuezos!

pd: Lógica del “liberal” letrado.

1344

La histeria de la gente ante el peligro inminente que representa la monstruosa Irma, quien dobla en “numeritos” al nefasto y recordado Andrew y que, incluso, algunos equiparan con Dona, aquella chica terrible que destruyó a Florida a solo meses del castrismo haberse instalado en el poder, esa histeria, tal y como les decía, se explica en la naturaleza animal que nos anima. La sobrevivencia por sobre todas las cosas. El quítate tú pa’ ponerme yo. Algunos pisotean el cogote del vecino antes que el resto. Pero siempre, si la situación lo amerita, desgarraremos (descojonaremos, hablando en buen cubano) a aquel que suponga una amenaza contra nosotros o nuestros intereses. Siempre hay un punto en que cualquier discurso de amor y confraternidad se ve superado por el pánico a la muerte, por el temor al fin y a la miseria. Cualquiera que escape a tan básica ecuación, o es un héroe, o es un comemierda. Sirva este avance de desastre natural como medidor del sitio donde moramos. Y ahora a correr, que no hay agua en los supermercados.

1311

Cuando en una nación cualquiera, miles de manifestantes salen a pronunciarse en contra de la libertad de expresión, obligando a los otros a abandonar el derecho que constitucionalmente les asiste, es hora de remangarse la camisa y estar atentos. Avergonzado y preocupado por lo ocurrido en Boston.

1310

Tras el triunfo electoral de Donald Trump y los recientes disturbios de Charlottesville, la cosa se ha puesto más fea que Michelle Obama, lo cual ya es mucho decir… (coño, casi me salió en rima)

1308

Que el presidente Trump haya hecho una especie de equiparación moral, al repartir culpas por los hechos de violencia sucedidos en Charlottesville, ha molestado a muchos. Lo siento, amigos míos, pero el doble rasero y la hipocresía vuelven a ponerse de manifiesto. Esos andan molestos e indignados porque se ha dicho que los muchachos de ANTIFA, “luchadores abnegados y valientes”, son repulsivos, despreciables, vomitivos como los salvajes neonazis de la supremacía blanca o los racistas del KKK (esa invención demócrata de antaño). Pero ANTIFA es lo que es, y aunque moleste a las turbas anti Trump, sus vínculos directos con la ideología comunista no pueden enmascararse ni ocultarse. Lo que atisbamos en Charlottesville no fue más que la colusión de dos extremos. Y seamos justos, el de la punta izquierda ha penetrado mucho más los estamentos de la política norteamericana que su contraparte. Nada, que la siniestra le anda dando palizas a la diestra. Y eso parece no molestarle ni a la gran prensa ni a los militantes furibundos del anti trumpismo…

1304

Los supremacistas blancos y neonazis, los negros racistas del BLM, los extremistas violentos de Antifa, las hordas histéricas anti Trump… todos son el detrito repugnante y nauseoso de la sociedad. Facebook, al menos, está en guerra…

1302

Y dijo una corresponsal del periódico tal cual en una radio local: “Si, Pedro. El presidente no ha sido… Trump no ha sido consecuente en criticar los hechos de violencia perpetrados por los racistas blancos en Virginia. Todos sabemos que no se pronunció sobre el particular, y que fue tan solo el lunes cuando se vio obligado… obligado a decir algo… pero siempre nos queda esa especie de… cómo decir… de sensación de que no puede librarse de su simpatía por esos grupos tan dañinos…” Y como el comentarista, voila, pertenece a las numerosas huestes “anti-Trump”, jamás espetó la pregunta de rigor: “¿Qué cojones dijo Barack Obama cuando los crímenes y desmanes de la izquierda reaccionaria y de los racistas de Black Lives Mater en los últimos años?” Todos sabemos la respuesta.

1301

Escuchando a un venezolano que reside en Miami, he corroborado una vez más que el futuro de esa nación querida, (donde tengo familiares que decidieron emigrar de España a allí, sin paso transitorio por Cuba) pertenece a las penumbras más espesas. El hombre en cuestión, con acento estudiado y pose de intelectual atosigado por ideas magníficas y geniales, espetó sin ton ni son que su patria no necesita de ayuda armada ni de ejércitos foráneos. “Mi Venezuela ahorita lo que necesita es un especialista en marketing que pueda vender la idea de que el chavismo no es bueno. Que sea capaz también de infundir temor a los que gobiernan para que se sientan presionados y renuncien”. Nada, que de la candidez a la comemierduría tan solo existe un minúsculo paso…

1300

La prensa norteamericana es un verdadero asco. La prensa norteamericana es vomitiva. Como muestra un botón: el titular del Herald esta mañana es “Trump se ve forzado a denunciar la violencia racista en Virginia”. Incluso, hasta la palabra “Presidente” se tragaron. No recuerdo que alguna vez el panfleto de marras dijera algo sobre la complicidad de Barack Obama con los innumerables hechos de violencia perpetrados por organizaciones racistas como Black Lives Matter. Y ahora, para mantener adoctrinado al tonto inútil que mora en el sur de la Florida, dan por sentado que lo del malvado Trump es una farsa. Que asco! La política editorial del Herald no solo es deshonesta, sino y sobre todas las cosas, desagradablemente emética.

1299

La violencia que genera violencia que genera violencia y que a su vez genera violencia… Es la simiente de toda confrontación civil. No sería la primera ni la última vez. Pero… que ya se atisbe en una nación como los Estados Unidos de Norteamérica, precisamente en los tiempos que vivimos, no puede pasar inadvertido. Que los negros racistas de Black Lives Matter, los fascistas soberbios de ANTIFA o los supremacistas rencorosos de Alt-Right anden diseminando la agresión y el terror no es cosa de un día ni de una presidencia. Es reflejo profundo de un mal inquietante y mayor.
Cuando John Rayborn, de Bloodline, anunció su intención de postularse a la posición de sheriff de nuestro condado vecino de Monroe, dijo algo así como que el hombre debía de vigilar y controlar a la naturaleza humana, el más peligroso de los males. ¡Y no erraba! A ello se reduce todo en estos escalofriantes días, a la supervisión minuciosa, escrupulosa, exacta, de nuestros instintos y miserias…

1298

Podrán decirme lo que quieran, pero todo indicio apunta al pre apocalipsis de una guerra civil. Y Facebook y su comidilla no son más que un reflejo. Poniéndolo en contexto, simple y fácil y al estilo de George A Romero, es como si estuviéramos en esa parte de “Night of the Living Dead” donde Ben y Barbra ven acercarse la silueta de un anciano tambaleante en aquel remoto cementerio en Pittsburgh…