1202

Aunque el péndulo del inmenso reloj que marca los aconteceres de los hombres y los tiempos suele inclinarse hacia la izquierda con más fuerza y determinación en cada uno de sus giros, ahora mismo se desplaza a la derecha. Es el precario equilibrio que nos mantiene vivos.