1337

Ruben Fleischer, un realizador que ha deambulado, sobre todo, por el mundo de la televisión, filmó hace varios años ya una pieza endemoniadamente entretenida, un divertimento al estilo de “Shaun of the Dead” o de la más reciente “Scouts Guide to the Zombie Apocalypse”. Les hablo de la muy aclamada “Zombieland”, ideada por la misma dupla de Deadpool, Rhett Reese y Paul Wernick, que si de algo sabe es precisamente de hacerla pasar bien. No busquemos acá la profundidad existencial de un Frank Darabont en las primeras temporadas de “The Walking Dead” o la búsqueda estética e, incluso, ideológica de un George A. Romero. Como ya les mencioné, la cosa se trata de hacer reír. Así que en ese sentido, los tiros van por el estilo de Edgar Wright. ¿Quiere pasar un buen rato y olvidarse de los tacones de Melania? Aquí tiene, sin dudas, la oportunidad perfecta. Puede rentarse en Amazon.

1336. Goliath

Goliath es una pieza endeble. Entretenida quizás, pero endeble. Historia de abogados contada muchas veces: Quijote solitario, que lanza en ristre, acomete en rápido galope contra el enemigo omnipotente y todopoderoso. Esta vez, el personaje de Billy Bob Thorton es una especie de Marlowe que lidia en un mundo chandleresco: nadie es completamente bueno o inocente. Sí, “Goliath” es, más que otra cosa cualquiera, una serie puramente noir a estas alturas; la narrativa de un perdedor que se redime. Demasiados personajes caricaturescos, demasiados personajes de cartón. Demasiadas escenas antes vistas, y todo dentro de una simpleza extremadamente predecible. Para mí, una pérdida de tiempo, pero así suelen ser las cosas.

1335

¿Y nadie dice nada de Comey y su exoneración adelantada de la horrenda Clinton? ¿No hay quien comente, acaso, de eso que dijeron los del FBI: “No investigamos acerca de los e-mails de Hillary Clinton, porque no hemos visto un interés público sobre el asunto” …? Los principales diarios que han abordado el tema lo hacen colgando una coletilla “aclaratoria”: o lo dijeron congresistas republicanos, o Trump se burla de Comey. Pero ni el WP ni el NYT puntualizan los hechos ni escriben columnas de opinión analizando lo extraño de que algo así haya ocurrido en una nación que se precia de estar distanciada del bananerismo político de sus vecinos. Algo está podrido en Dinamarca.

1334

Lord of the Flies será llevada nuevamente al cine, pero esta vez la historia estará protagonizada por niñas, a pesar de que en la novela de William Golding (aún conservo la edición que leí en Cuba siendo un muchacho) todos los personajes son varones. Y es que el dingo cazador del feminismo se ha colgado en el pescuezo de los productores, y ahora hasta se ensaña con el hecho de que quienes escriben la adaptación son… ¡hombres! La falsa corrección está barriendo con cualquier mínimo resquicio de sentido común que pueda quedar desperdigado por ahí. Hemos pasado de ser libres (durante un escasísimo período de tiempo, he de decirles) a convertirnos en esclavos de organizaciones raciales, de género o cualquier otra que, en nombre de la bondad y la igualdad (esa mentira terrible diseminada desde la revolución francesa) se encargan de jodernos la existencia.

1333

“Here Alone” es una especie de prolongación del discurso narrativo que series como “The Walking Dead” han desarrollado en esta década, y es cosa que no sorprende cuando sabemos que quienes se encuentran detrás de este proyecto son el documentalista Rod Blackhurst y su guionista David Ebeltoft. Siempre tratando el tema de la supervivencia como recurso final de aprisionar la vida, Blackhurst y Ebeltoft se arriesgan en un proyecto mayor que, a pesar de sus imperfecciones y de las debilidades en la resolución de la historia, mantiene un muy decente ritmo narrativo, con una economía de recursos, por cierto, impresionante. Recomendada para seguidores del sub género zombie, esta pieza ganadora del premio de la audiencia del Tribeca Film Festival, puede también gustar a aquellos que, aburridos de la parafernalia hollywoodense, prefieran obras más recogidas e intimistas.

1332

El destacado y brillante filósofo y sociólogo cubano-chileno Yoel Acevedo ha definido magistralmente al movimiento anti trumpista, con una sola frase que, además de establecer un diagnóstico, traza también una prognosis:

“No hay anestésico que alivie ese dolor de culo”

Y todo queda dicho.

1331

Una reportera de la cadena CNN esta mañana en la radio:

“Y pues sí, el presidente Trump está por arribar a Texas a propósito de los destrozos causados por el huracán Harvey. Ya se está preparando el equipo de recibimiento por parte de la gubernatura, y es que hace falta que alguien le explique la importancia de esto, a ver si al menos el gobierno federal ayuda a la zona de desastre, pero para que esto ocurra, hay que hacerle entender al presidente la gravedad de lo que está ocurriendo. Y cambiando de tema, pero siempre conversando sobre el presidente Trump, y esta vez yendo hacia la economía, pues resulta que ahoritica el señor Trump ha vuelto a decir que el tratado de libre comercio con México y Canadá fueron malos tratados comerciales, pues… pueden creer eso, ¿eh?…

Y así, hasta el infinito…

1330

“Madre”, película chilena dirigida por Aaron Burns, oscuro realizador texano, es si acaso un remedo de Rosemary´s Baby, la cinta de Polanski, pero autismo y vudú filipino incluidos. Favor de evitar, si es que desea conservar su intelecto a un mínimo nivel funcional. En todo caso, puede servir como especie de alivio cómico, si es que no se toma en serio.

1329

Atypical, una serie original de Netflix escrita por la muy talentosa Robia Rashid, es una pieza exquisita, al menos en su primera temporada. Construida con el andamiaje de las obras ligeras, de espíritu presto a la carcajada fácil y estentórea, hace también emocionarse hasta lo impredecible. Hablar sobre el autismo siempre será una aventura en extremo riesgosa, por todo lo que la definición trae consigo. Rashid, con su agudeza y sentido del humor, con su manejo del drama y la aventura, sabe cómo salir airosa. Por cierto, ver a Jennifer Jason Leigh, una de las actrices más soberbias de la primera mitad de los noventa (con títulos como ‘White Single Female’, ‘The Hudsucker Proxit’ y sobre todo ‘Rush’) cargando un rostro profanado por el bisturí y el botox, nos hace recordar que el mayor temor de nosotros, los animalejos humanos, es al paso del tiempo y al olvido.

1328

Se ha muerto Tobe Hooper, un maestro, un fundador, un visionario. Su “The Texas Chain Saw Massacre” es pieza fundacional dentro del género de terror. Inauguró con ella la categoría slasher, influenciando así buena parte de la cinematografía de los años 70 y 80. Ahora su partida lo convertirá oficialmente en lo que siempre ha sido: un mito, una leyenda, un “monstruo”. Y nosotros, simples mortales, lo continuaremos adorando y reverenciando, tal y como debe ser.

1327

Al paso que vamos, dentro de escaso tiempo hasta una serie como “Atypical”, de buenas intenciones, políticamente cuasi inmaculada, será censurada, por aquello de que la mala de la escuela es una hindú y sus secuaces algunos latinos y otros afroamericanos. Además, comete el pecado imperdonable de otorgarle el protagónico a una familia blanca, de rubiecillos citadinos. Acusarán a la creadora Robia Rashid de ser más despreciable que la mismísima Nikki Haley (por aquello de la procedencia común) y de promover el odio racial y la división social. Vivimos un revival, que no les quepan dudas, de la quema de libros en las plazas nazistas, de las hogueras humeantes de la inquisición, de la caza de brujas en Salem. Hacia allá vamos, a paso raudo y sin demoras… ¡Que todo sea, entonces, en nombre del bien común!

1326. Better Call Saul second season

La fuerza dramática de las obras de Vince Gilligan y Peter Gould parece descansar en la contraposición de caracteres. Si en “Breaking Bad” la complejísima relación entre Walter White y Jesse Pinkman, repleta de antinomias y contradicciones, es el hilo vital que traza su recorrido, en “Better Call Saul” esa dinámica reposa en el brillante contrapunteo de los hermanos McGill. Bob Odenkirk y el genial Michael McKean, actor subestimado como pocos, dan una clase magistral de cómo se dota de vida a un personaje, y de paso refrendan lo antes dicho: lo de Gilligan y Gould está en la paradoja y la discordia. Por cierto, la segunda temporada es de lo mejor que se ha filmado en la historia de la televisión.

Bob Odenkirk as Jimmy McGill, Michael McKean as Chuck McGill – Better Call Saul _ Season 2, Episode 10 – Photo Credit: Ursula Coyote/AMC